Pueblo costeroEn el mes de Junio del año 2000 y a instancia de la Dirección General de Pesca de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, un grupo de fabricantes de salazones, especialmente Mojama, deciden formar la Asociación Andaluza de Fabricantes de Mojama con el fin de defender la pureza de los procesos de elaboración de estos productos, que desde tiempos de los romanos se vienen elaborando en nuestra tierra. La defensa se hacía imprescindible, ya que las nuevas tecnologías amenazaban con destruir para siempre, estas salazones, que ahora secadas por procesos puramente mecánicos, podían ser transformadas en unos productos que nada tengan que ver con los elaborados de forma artesanal, donde la curación natural da el sabor verdadero que las salazones deben tener y que han sido transmitido de padres a hijos desde los romanos hasta nuestros días.

En el mes de febrero del año 2004, nuevamente la Dirección General de Pesca de la Consejería de Agricultura y Pesca, decide, aprovechando la campaña de la Calidad Certificada, dar a esta Asociación la posibilidad de ampliar su actividad y que los fabricantes que la integran, puedan acceder con sus productos a la Certificación de Calidad. Se decide hacer un plan de control y pliego de condiciones como es preceptivo para poder acceder al distintivo de Calidad Certificada, y apoyar a la Asociación para que pueda desarrollar su trabajo y de verdad realizar una auténtica protección de sus productos. Estimando que cuanto mayor sea el número de asociados, mayor será su poder de influir en los asuntos que le competen, sugiere a los integrantes, ampliar la cobertura para dar entrada a otros productos que igualmente precisaban de protección en los mercados como son las sardinas arenque o sardinas prensadas, hoy en franca regresión, y los ahumados que también precisaban de una asociación andaluza que los agrupara, de esta forma nace la Asociación de Andaluza de Fabricantes de Salazones, Ahumados y otros Transformados Primarios de la Pesca.

La Asociación ha agrupado a los fabricantes de Mojama, que de alguna manera fueron los impulsores de esta iniciativa, a los de sardinas arenques y a los de ahumados, formando un conjunto de nueve industrias, dirigidas por otros tantos empresarios entusiastas, convencidos de que tienen un buen producto, avalado por unas prácticas artesanales y con el más riguroso control. Paralelamente, las importantes ayudas a la transformación y modernización del sector desarrollada por la Consejería de Agricultura y Pesca con los fondos comunitarios, ha ayudado de forma decisiva, a la modernización de las instalaciones de producción y prácticamente, el cien por cien de nuestras empresas, han modernizado sus instalaciones en los últimos años. Igualmente debemos resaltar que en el campo de los ahumados, las empresas integrantes de nuestra Asociación, están dotadas de los más modernos medios que en esta actividad se precisan.

Estamos convencidos de la necesidad de defender nuestros productos y convencer a la sociedad de su bondad y de la calidad que nuestras industrias ofrecen, avalada por el distintivo de Calidad Certificada de la Consejería de Agricultura y Pesca.